Tecnología RCP Intellisense™ (ICPR)


¿Por qué es imprescindible el DEA Powerheart® G5 con ICPR?

La Asociación Estadounidense del Corazón (AHA), el Consejo Europeo de Resucitación (ERC) y otros comités han determinado que administrar una RCP de gran calidad aumenta las probabilidades de supervivencia de la víctima de parada cardíaca.1 Además de reducir las pausas entre compresiones y evitar la ventilación excesiva, hay otras tres directrices fundamentales al administrar una RCP de gran calidad a pacientes de 8 años o más:

  1. Mantener la frecuencia de las compresiones entre 100 y 120 compresiones por minuto.
  2. Lograr una profundidad de las compresiones de entre 5 y 6 centímetros.
  3. Permitir la liberación completa del tórax entre compresiones.

Realizar compresiones de RCP de gran calidad de manera continuada y de acuerdo con las directrices de reanimación puede ser difícil, especialmente en las condiciones de estrés de las situaciones de reanimación. Para ayudar a los reanimadores tanto profesionales como no profesionales a realizar una RCP de máxima calidad, el DEA Powerheart G5 de ZOLL está equipado con la tecnología de RCP Intellisense (ICPR). La tecnología ICPR integra un sensor de movimiento original y un algoritmo patentado que supervisa la ejecución de las compresiones de RCP y ofrece información en tiempo real basada en las directrices para ayudar a los reanimadores a realizar una RCP de gran calidad.

Si las compresiones no se ajustan a los parámetros establecidos en las directrices para una RCP de gran calidad, el DEA proporciona correcciones mediante indicaciones auditivas o de texto para guiar al reanimador en la realización de la mejor RCP posible.

Frecuencia de las compresiones

Un metrónomo guía a los reanimadores para que logren la frecuencia deseada de las compresiones. Con el sensor ICPR, las correcciones auditivas y de texto alertan a los reanimadores cuando la frecuencia de las compresiones no se ajusta a lo recomendado en las directrices. Esta potente combinación de asesoramiento e información ayuda a los reanimadores a mantener el ritmo de unas compresiones óptimas.

Powerheart G5 AED with ICPR

Profundidad de las compresiones

¿Demasiada presión? ¿Presión insuficiente? El sistema ICPR utiliza un disco antideslizante con un sensor de movimiento que se coloca en el centro del pecho del paciente y controla las compresiones. El sistema mediante indicaciones ayuda al reanimador a alcanzar la profundidad objetivo de las compresiones, es decir, entre 5 y 6 cm.

Liberación del tórax

El sistema ICPR también recuerda a los reanimadores que deben permitir una liberación completa del tórax entre compresiones. Según las directrices de reanimación,1 «los estudios observacionales indican que es habitual apoyarse en el tórax durante la RCP de pacientes adultos y pediátricos».2 Es de vital importancia evitar este error habitual en la RCP. Las directrices de reanimación también indican que «apoyarse en la pared torácica entre las compresiones impide la liberación completa de la pared torácica (...) y podría influir en los resultados de la reanimación».1

La tecnología ICPR integrada en el DEA Powerheart G5 de ZOLL está diseñada para proporcionar a los reanimadores información en tiempo real basada en las directrices, lo que les ayuda a administrar la RCP más eficaz para aumentar las probabilidades de supervivencia del paciente de PCS.

1Hazinski, M.F. et. al., (2015). Highlights of the 2015 American Heart Association Guidelines Update for CPR and ECC. The American Heart Association, (1), Chest Recoil, p. 7.
2Kleinman et al. Part 5: adult basic life support and cardiopulmonary resuscitation quality: 2015 American Heart Association Guidelines Update for Cardiopulmonary Resuscitation and Emergency Cardiovascular Care. Circulation. 2015;132(suppl 2):S414-S435.

Producto relacionado