AED Plus ahora cumple plenamente con las Directrices de la AHA para 2010

AED Plus® de ZOLL ahora cumple por completo con las Directrices de reanimación de la Asociación Estadounidense del Corazón y las Directrices europeas de reanimación para 2010

Un DEA que cumple por completo con las Directrices de la Asociación Estadounidense del Corazón para 2010

AED Plus según las Directrices para 2010   Pantalla de buenas compresiones de AED Plus  

AED Plus de ZOLL ahora cumple por completo con las Directrices de la Asociación Estadounidense del Corazón para 2010 respecto a la atención cardíaca de emergencia. El cambio más importante de estas directrices, publicadas en octubre de 2010, es la recomendación de realizar compresiones torácicas que tengan por lo menos dos pulgadas (5 cm) de profundidad. Las directrices anteriores indicaban compresiones entre 1½ y 2 pulgadas (3 a 4 cm) de profundidad, pero las investigaciones recientes han demostrado una mejoría significativa de la sobrevivencia entre las víctimas de paros cardíacos que reciben compresiones de por lo menos 2 pulgadas (5 cm) de profundidad.

La función Real CPR Help® de AED Plus ahora guía al rescatista para que aplique compresiones torácicas de por lo menos 2 pulgadas (5 cm) de profundidad a una frecuencia de 100 por minuto. Si las compresiones torácicas no llegan a las 2 pulgadas (5 cm), AED Plus le mostrará al rescatista la indicación de “PRESIONAR MAS FUERTE” y solo indicará “BUENAS COMPRESIONES” después de que estas alcancen por lo menos las dos pulgadas.

La retroalimentación en tiempo real de la barra indicadora en la pantalla también muestra cuando las compresiones alcanzan por lo menos dos pulgadas (5 cm).

El círculo de iconos gráficos que figuran en el frente de AED Plus también ha sido simplificado para cumplir con la nueva recomendación de la AHA que indica que los rescatistas ya no deben abrir las vías respiratorias, verificar la respiración y dar dos respiraciones antes de analizar por primera vez el corazón.

Saber es poder

Con AED Plus, los rescatistas no tienen que adivinar la profundidad de las compresiones torácicas. El dispositivo les permite saber cuando sus compresiones están alcanzando la nueva profundidad recomendada de por lo menos dos pulgadas (5 cm).